domingo, 23 de octubre de 2011


Hace rato venía con ganas de volver por estos lares. Significaría uno de los primeros pasos para bajar de la rama de la que vengo colgada últimamente. Y si usted, señora, abandona la comodidad de su hogar para ir hacia el mercado, también puede hacerlo con la comodidad de la novela, para cambiarla por este pequeño e humilde espacio. Miento, de humilde no tiene nada, lo admito, soy Jesús. Miento, de Jesús no tengo un moco. Miento, un moco sí tengo. Miento, basta de mentir. ¿En que estaba? Ah, sí, en caso de que las señoras se nieguen a pasar por estos pagos impuros... ¡al cabo que ni las quería! Como diría el negro Dolina: ¡expulsión de ancianas! Ahora sí, me siento en posición de comenzar a divagar. Siempre miro el reloj a las 18:52 hs. En realidad sé que no es así, si no que ese número en algún momento significó algo para mí, por lo que cada vez que lo veo lo asocio con eso y me parece que se repitiera en incontables ocasiones. Es como lo que pasa después de ver la película de Jim Carrey, que uno empieza a ver el 23 por todos lados, o después de ver sus videos, cuando uno empieza a declarasele a todo el mundo, incluyendo a Emma Stone (http://youtu.be/oGHoviu3bhQ, mireló, no se lo puede perder, doña). Ese hombre se merece un premio Mastropiero, sin duda alguna. Después de un día de canelones, Friends (metafórica y literalmente) y elecciones, me doy cuenta de que mañana es lunes otra vez. Sí, como la canción de Sui Generis, lunes otra vez, sobre la ciudad, la gente que ves vive en soledad. Hoy es el cumpleaños de Charly. Agh, que tipo genio que sos, hermano. Sí, sí, ya sé, digo mucho sí. Igual iba a decir otra cosa, más o menos como lo siguiente. Sí, ya sé que ahora es lunes, pero recién pasaron 45 minutos del domingo 23 de octubre (que me doy el lujo de repetir, solo por amor a la redundancia, es el día de cumpleaños de Charly García). Gracias a Buda y a mi padre por haber descubierto su música. Digo mucho puto. No pienso jamás en el motivo real por el que se usa la palabra. Simplemente me gusta mucho como suenan las palabras puto y puta (mujer que comercia con su cuerpo, horizontal, cuatro letras). Tal cual el personaje de Capusotto, mejor conocido como El Puto. http://youtu.be/m9Ogxhus9eM tampoco se lo puede perder, señora, ya es hora de que deje de ser tan buena samaritana. Al fin y al cabo, todos sabemos que oculta una petaca en su biblia. Una novedad de interés general: han vacunado a mi perro. Ah, perdón, ¿dije de interés general? Fue un lapsus. Pero a mi sí me importa, qué bueno, mi pichirruno. Como lo quiero. Me veo en un pequeño inconveniente. Perdí el celular. Hasta ahí todo divino, pero ¿cómo y quién carajo me despierta mañana? Va a ser catastrófico. La famosa frase 'Impossible is nothing', ahora va acompañada con una aclaración: 'Impossible is nothing (excepto despertar al Perro)'. Perro = yo. Yo = Lucía. Es bueno aclarar, por si las moscas. En fin, cumplí un par de mis sueños de pibe. Hicieron una caricatura mía, conocí al interior de uno de esos disfraces gigantes, vi a System of a down en vivo, putee a un colectivero, me mandé un moco terrible y lo oculté a la perfección... corrijo, dos mocos terribles (no mocos literalmente. Tengo que dejar de decir mocos, ¿no?). Es una gran contradicción; por un lado, aborrezco el pintarme las uñas, por el otro, no tolero tenerlas desarregladas. Pero bueno... lo segundo es lo más soportable. El sábado fue Rosa al taller literario. Rosa es una señora que escribe grotesco, es una genia, de esas señoras que uno quiere de abuela, de esas señoras que llevan una bombacha en la cartera por si las moscas. Próximamente subiré algún texto suyo en su honor, pero antes deberé vigilar el Copyright (?) Pausa para terminar de ver un capítulo de Friends. Listo. Pobre Ross, es una imagen recurrente la de una pareja suya besándose con otra persona frente a él. De todos modos, cada ruptura es un placer para él, todos sabemos que eso supone una nueva posibilidad de proponersele a alguien. Mirá: creer o croar. Qué buena palabra croar. Me traigo algo entre manos, y eso suele ser peligroso. Pero no voy a desembuchar qué es hasta no lograrlo. Oh, sí, yo sé que te está picando el bichito del misterio. Ah, no, pará, era una araña, pero no te asustes, no todas son radioactivas. Mmm (sonido de persona babeando), Peter Parker.

Mañana vuelvo.

Eso nomás.

2 comentarios:

  1. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://cordurainsana.blogspot.com/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Dolina,Sui Generis, Charly, Buda, Capusotto,un perro al que queres...Es demaciado para una sola entrada (?

    ResponderEliminar

Opiniones, cerezas y champignones.